lunes, 10 de noviembre de 2014

Nebraska: La búsqueda de la dignidad perdida

Llegué al cine sin haber leído apenas el argumento que empezó a cautivarme casi en su primer fotograma.
Esta película habla del lado oscuro de muchos seres humanos, abusones y aprovechados hasta límites insospechados. Me ha recordado un poco a Dogville, pero más suave en el desarrollo de la idea.
La interpretación de los protagonistas es sublime, en especial el padre (Bruce Dern, al que yo le hubiese dado el Oscar) y la madre. 
El fondo del film es muy humano.
spoiler

Es la historia de una persona anónima (el padre) que representa a todos aquellos individuos cuyo mayor “defecto” es ser demasiado buenos y creerse lo que dicen las demás personas (como dice el hijo casi en la escena final). 

El padre no ha sabido decir nunca que “no” y esto le ha hecho que poco a poco el resto de personas fueran quitándole herramientas, haciéndole trabajar gratis, parasitándole, en resumen despojándole de derechos, esclavizándole.
   La forma en que su mujer le trata, la familia y amigos…da absoluta vergüenza ajena y una inmensa lástima verlo. Llegamos incluso a asistir a la desvergüenza de que algunos familiares, ahora que creen erróneamente que es rico, le llegar a pedir un dinero que realmente son ellos los que se lo deben a él. El vil metal aún saca más el lado oscuro del ser humano.
   Me pregunto: ¿por qué muchas personas no son capaces de reconocer derechos a las buenas personas y lo que ven en ellos es “algo” a lo que exprimir y tirar a la basura una vez extraído todo el jugo? Es por ello que nadie debería regalarse porque sí en esta vida aunque su naturaleza sea muy dócil y generosa, debería saber cuándo y en qué ámbitos hacerlo, pero ir por el mundo de este talante es exponerse a los colmillos de los "lobos".
   Adoro a las personas que respetan a los demás simplemente porque sí y no discriminan. El respeto no debería tener que ganarse, yo creo que cualquier ser humano debe ser digno de respeto simplemente por ser humano, 
   Me encantó la escena final del padre conduciendo la camioneta mientras el hijo se escondía, un paseo de quien acaba de recuperar la dignidad perdida y donde la gente comienza a mirarle con otros ojos. 
    Todos deberíamos ser nuestro propio hijo y permitirnos un paseo como ese, nunca es tarde para recuperar la dignidad que nunca deberíamos habernos dejado arrebatar.

martes, 23 de septiembre de 2014

CUADERNO-BITACORA-ESTAMBUL

Martes 16 de Septiembre de 2008 Madrid-Estambul
Llegada a Estambul alrededor de las cuatro de la tarde (hora de Estambul). Tomamos una furgoneta compartida que nos llevó al Hotel Albatros, al lado de la Mezquita conocida popularmente como Pequeña Santa Sofía.
Lo primero que hicimos fue acercarnos a la Plaza de Sultanahmet, que abarca el Hipódromo. Como viajamos en época de Ramadán, a partir de la finalización del ayuno diario había un ambiente de feria con muchos puestos, sobre todo de comida. La gente se sentaba en los jardines y degustaban alimentos y bebidas, como la popular Boza, nos apuntamos a ello con mucho entusiasmo (por cierto la Boza está muy buena, sabe a compota de manzana).


Pudimos deleitarnos, con seis músicos y un cantante, en un Festival al Aire Libre que llevaba por nombre “Eminonu Beldiyesi Nese Ve Muhabbet – Iste Sultanahmet”. Escuchar música, con la Mezquita Azul iluminada al fondo, es todo un espectáculo.
Miércoles 17 de Septiembre de 2008 Kumkapi-Sultanahmet
Por la mañana hemos paseado por el barrio de pescadores Kumkapi y la zona de la Universidad y visitado la Mezquita Beyazit Camii, colocándonos las mujeres el pañuelo pertinente para acceder a la misma. Se notaba que estábamos en Ramadán por el fervor religioso que, sinceramente, me llegó a conmover.
Visita al Gran Bazar (Kapali Karsisi), que es como una gran ciudad de mercaderes, aquí puedes comprar casi de todo y perderte por sus interminables calles. Aprovechamos para comer en un Restaurante del Bazar (berenjena, cordero, alubias, arroz y pollo) a un precio bastante económico (incluyendo el 10% que es habitual añadir por el servicio).


Tomamos café y té enfrente de la Mezquita de Suleymaniye o de Solimán el Magnífico, nos salió bastante carillo. Como la Mezquita la están reformando (había fotos del proceso de restauración a la entrada), en seguida nos dirigimos a la Mezquita del Príncipe que no desmerece a las demás, allí nos encontramos a dos chicas españolas con las que intercambiamos recomendaciones turísticas.
De camino al barrio de Taksim, hemos parado en una tienda de instrumentos musicales llamada “Neva Muzik Aletleri”(en Ataturk Bulvan ssk 1), donde nos atendieron muy bien.
A las 22.00 y viendo que el cielo comenzaba a ponerse oscuro, volvimos hacia Sultanahmet en el tranvía nº 38, que funciona con unas fichas pequeñas de 1,40 liras. Ha empezado a diluviar y tuvimos que improvisar una cena en un “Cofee Me”, esperando a que amainase el temporal.
Jueves 18 de Septiembre de 2008 Santa Sofía-Mezquita Azul
Visita a la Iglesia de Santa Sofía, que actualmente es un Museo; destacan los grandes medallones con nombres sagrados y sus preciosos mosaicos cristianos. Tuvimos la suerte de fotografiar a una bellísima modelo india que posaba para un reportaje.


Fuimos a comer a un Restaurante llamado “Tarihi Sultanahmet”, que aparentaba más de lo que luego resultó ser porque había muy pocos platos para elegir, eso sí los baños eran preciosos.
Sobre las cuatro de la tarde bajamos a Yerebatan Sarnici, una Cisterna subterránea con aproximadamente 300 columnas en la que destacan dos enormes cabezas de medusa boca abajo hacia el final de la zona visitable. Se escuchaba música clásica de ambientación.
Tras una parada en el “Café Sofía”, que está justo a la salida de la Cisterna, fuimos a visitar la Mezquita Azul (Sultanahmed Camii), que se llama así por sus preciosos mosaicos azules de Izmir.
Por la noche pudimos ver un espectáculo de Derviches en el Festival al Aire Libre, que por lo inesperado fue una agradable sorpresa. Aunque se ha convertido en un reclamo turístico, es toda una curiosidad verles girando hasta conseguir estados de profundo éxtasis.
Viernes 19 de Septiembre de 2008 Topkapi-Torre Gálata
Visita al Palacio Topkapi, comenzamos visitando el harén; luego atravesando diferentes patios vimos las cocinas reales, los grandiosos tesoros con joyas de los sultanes (argumento del intento de robo de la película Topkapi), la fastuosa colección de trajes, armas…y de nuevo otra modelo India posando a la que también pudimos fotografiar y esta vez más de cerca.


Comimos unas tradicionales roscas para no perder tiempo de camino a la mítica estación de tren Orient Express, que tan detalladamente describe Agatha Christie en sus novelas.
Sobre las 18:40, tras atravesar el Puente Gálata, ascendimos a la Torre Gálata donde tuvimos el placer de oír el canto del muecín. Al estar tan elevados lo pudimos escuchar mucho más claro que en anteriores ocasiones, distinguiendo el lugar de procedencia de cada canto (las diferentes Mezquitas) ¡Qué momento tan especial ver Estambul desde lo alto y con esas preciosas voces envolviéndonos!
Por la noche cenamos en la zona de Taksim y tomamos té en una preciosa tetería, escuchando a un tradicional y animado grupo turco.
Sábado 20 de Septiembre de 2008 Mezquita Nueva-Eyüp
Visita a la Mezquita Nueva (Yeni Camii) y al Bazar de las Especias, que alberga en su interior la Mezquita Rüstem Pasa, conocida por sus preciosos mármoles y azulejos.
Comimos pescado en la zona del puerto Eminönü, donde a poco que te descuidas te intenta timar algún espabilado, pero supimos salir airosamente del entuerto.
Por la tarde nos fuimos al barrio de Eyüp, donde en lo alto de una colina está el Café francés de Pierre Loti; subimos andando entre las lápidas del cementerio, pero bajamos en el teleférico cuando comenzaba a chispear y también a oscurecer...De nuevo pudimos escuchar el canto del muecín sobre las siete de la tarde, aunque esta vez al estar más alejados del centro no nos llegó con la misma claridad.











Paseamos por el barrio de Eyüp; que estaba también en plena ebullición por el final del día de ayuno. Saboreamos dulces típicos y una hogaza de pan (que me supo a gloria), mientras buscábamos el autobús 99 para bajar hacia Eminönü.
Intentamos entrar en la Mezquita de Solimán el Magnífico, pero estaba cerrada para el público y caminamos un rato por los aledaños de la Universidad, atravesando el Foro de Teodosio (hoy Plaza Beyazit) hasta llegar a la Plaza de Sultanahmet, donde esta vez nos deleitaron en su programa festivo con un concierto muy pachanguero. 
Domingo 21 de Septiembre de 2008 Arqueológico- Fatih


Visita al Museo Arqueológico que, aunque está al lado del Palacio Topkapi, no nos dio tiempo a verlo el viernes. Si algo me resultó extraordinario fue precisamente la cantidad de obras de la época griega, romana y bizantina. Hay una reproducción del mítico "Caballo de Troya" y también se puede visitar el Museo del Antiguo Oriente y el llamado Pabellón de los azulejos.












Por la tarde y tras un complicado camino, llegamos a la Iglesia bizantina de San Salvador de Chora (Kariye Müzesi), que es algo imprescindible si vas a Estambul; pequeña pero llena de mosaicos y frescos de escenas bíblicas (a todos nos pareció una maravilla).
A la salida nos acercamos hasta la Mezquita de Fatih (Fatih Camii), donde estaban rezando, pero aún así pudimos entrar a una pequeña zona no restringida. Fatih es un barrio donde casi todas las mujeres llevan velo y visten de negro.
De nuevo hemos finalizado el día en la Plaza de Taksim, aunque el concierto al que íbamos fue suspendido por la lluvia, pero aprovechamos para cenar y ojear una tienda de discos (donde por cierto nos encontramos por tercera vez al mismo señor peruano que habíamos visto en nuestra visita al harén y en el bazar de las especias. Estuve a punto de pedirle el email para analizar estos azares del destino, pero no me atreví).
Para llegar al hotel tomamos el tranvía nº 38 desde Karakolai a Sultanahmet, que casi perdemos por unos minutos.
Lunes 22 de Septiembre de 2008 Crucero Bósforo – Pequeña Santa Sofía
Crucero por el Bósforo. El barco salía del muelle 3 de Eminönü a las 10:35; tras dos horas de trayecto hemos bajado en la última parada: Anadolukavagi, con lo cual al fin pisamos Asia ¡Qué ya era hora!
Aquí destacaría las ruinas del Castillo de Anadolu en lo alto de la cima, desde donde se tienen unas vistas muy hermosas del Mar Muerto.
Por la tarde volvimos a pasar por Rustem Pasa Kamii para que, los que aún no la habían visto, disfrutaran de esta Mezquita que no es tan conocida como otras pero, sin embargo, está decorada con una gran majestuosidad. 











Por la noche un té en los tranquilos jardines de la Iglesia de San Sergio y San Baco, popularmente conocida como La Pequeña Santa Sofía (Küçuk Ayasofya Camii); una Mezquita que nos quedaba al lado del Hotel. Antes tuvimos que atender la petición de un joven turco que andaba todos los días “cazando” turistas para que le resolviesen ejercicios de su libro en español, pues su intención era irse a vivir a Granada próximamente.
Martes 23 de Septiembre de 2008 Dolmabahce - Madrid
Visita al Palacio Dolmabahce y vuelta a Madrid después de pasar esta inolvidable semana en el país de los mil y un gatos.
Gracias a todos mis compañeros de ruta por este viaje inolvidable.